¿QUE SOY YO PARA TI?

                                                                     

Eres mi Diosa, eres mi Reyna, eres mi Sueño, Eres mi Encanto, Eres mi Alegría, y……

Y sí, eres muchas cosas para mí, sin embargo lo que realmente me atormenta  es el ¿que soy yo para ti, sabes?

Porque bueno, no soy en realidad  la galanura andando

La educación académica en mí es de un nivel realmente lamentable

Mi carácter se mueve exactamente como se mueve un torbellino

Mi religiosidad está en su mejor nivel cuando estoy peleando con Dios en lugar de dudar de Él

De edad, bueno allí si tengo hasta para regalar años

Convivir Social y familiarmente esta como en otra dimensión desde que no degusto, quiero decir, no me atasco de Vino

Bueno, tampoco tengo el problema de estar cuidando mis riquezas; porque mis sueños, cariños, amores e ilusiones gracias a Dios a nadie le importan y a nadie le llama la atención substraérmelos, pero…

¿Soy así atractivo o digamos interesante para ti?

Tal vez tengo cualidades que no me he reconocido, tal vez adivinas alguna cualidad que yo no sé que tengo, pero de pronto recapacito y digo: No cabe duda de mi torpeza para el amor, y eso no lo había yo contemplado; ¡si no me conviene comentar todo esto contigo!

Lo bueno es que era una nota y como nota al fin mejor la rompo, luego la quemo y luego la dejo en el olvido y me dedico a hacerte feliz y a ser yo feliz contigo.

 

BORRACHERA

 

                                            

Y resulta que después de la amargura, encontré por fin el amor

Que después de probar el vino de la tristeza

Me estoy embriagando con el de la felicidad el día de hoy

Yo me entristecía cuando miraba a una pareja, sea de la mano o besándose

Sonriendo uno al otro o a los ojos mirándose ¡y yo andaba solo!

¡Lleno de una frustración, una tristeza, un coraje, una amargura! que a decir verdad dudo mucho y deseo que nadie a quien yo quiero padezca algo así

¡Es por eso que esta nueva sensación me embriaga, me marea, me enerva!

Y hoy lo comprendo, lo que sucede es que eras tú la que no se había cruzado en mi camino

Me resulta muy claro que eres tú a la que esperaba, ahora sé que tiene que ser un alma gemela, ahora entiendo cómo operan los engranajes del Destino.

 Porque ésos hijos que me regalaste no existirían, tal vez otros, pero ellos no, tal vez yo estaría ya muerto, tal vez no, pero el caso es que no cambio por nada mi situación actual

Y para cerrar la reflexión, de todo lo que sufrí  ¡Le doy las gracias a Dios!