EL FUTBOL MEXICANO

 

 

 

Estimados compatriotas Mexicanos,

Me identifico con ustedes como uno más de los millones de ciudadanos de nuestro País que han soñado desde su infancia con ver a un mexicano levantar hacia el cielo la Copa de Campeón Mundial de la FIFA. Y bueno, recuerdo individualidades como: Borja, Tena, Hugo, Calderón, Cuauhtémoc y probablemente a 500 más desde hace al menos 50 años; y nunca ha sido posible.

¿Y si fuera que realmente no tenemos lo que se necesita?

A nadie le va a gustar mi comentario, supongo, pero por favor díganme, y desde luego aduciendo que todos nuestros compatriotas seleccionados lo han intentado con todo su corazón y riñones; ¿existe la posibilidad de que realmente nuestra mentalidad y caracteristicas fisicas no son lo suficiente para competir a ese nivel?

No, no tengo complejo de inferioridad ni de superioridad, sin embargo, sé de mis limitaciones en cualquier terreno, y cuando calculo que tengo desventajas lo suplo con coraje, con orgullo, con dignidad, con honradez; a mí no me gusta perder.

Nosotros en México sabemos perfectamente que nuestro beisbol es fuerza “TRIPLE A”, cuando van los “Dodgers”, o los “Yankees”, o cualquier otro equipo de “LAS LIGAS MAYORES” los enfrentamos dignamente, tal y como debe hacerse en una guerra; tratando de ganar o vendiendo cara nuestra derrota ante una superioridad lamentablemente tan obvia y entonces pregunto:

¿Ustedes de verdad creen que la Selección de futbol de México se encuentra a nivel de las selecciones de: Italia, Alemania, España, Francia, Argentina, etc.?

Bueno esas potencias tienen mentalidad no solo de ganadores, sino de conquistadores.

¿O se atreven a pensar que nos equiparamos con Brasil?

No lo creo, ellos juegan con alegría, lo hacen a ritmo de Zamba, Conga, Macumba y el latir de su corazón.

Entonces si nunca van a ganar un Campeonato Mundial dejen de hacer el ridículo y busquen organizar un torneo con equipos de otros Países que se encuentren en la misma situación, si es que nos aceptan con ellos y si no; vengan a jugar a los campos en tierra bruta y llena de charcos de Ciudad Netzahualcóyotl.

Siempre y cuando no vallan a chillar cuando se raspen las rodillas

 

Atentamente,

Carlos Silva Guzmán

 

 

 

 

Save

Anuncios
Vídeo

LA FLOR Y EL COLIBRÍ

Agradezco a Emilio Daniel Silva Segura por permitirme el uso de este Oleo que es de su autoría

Yo soy el colibrí que con la más grande de las ternuras, polinizó a la flor más hermosa que había en el Edén; apenas en cuanto abría sus pétalos.

Y yo, ni me marché ni voy a permitir que otro se le acerque, y cuando ella tenga sed; voy a obsequiarle gotitas de agua endulzadas con mi amor.

Le cubriré del calor con mi sombra, refrescaré el aire en su rededor batiendo mis alas y, siendo tan pequeño como soy; me agigantaré ante los ojos de ella.

Le haré saber cuanto la amo, todo lo que me gusta, que estar a su lado es lo que deseo y, que a cambio; voy a seguir viviendo para cumplirle todos sus sueños.

Para Martha…..

“El corazón tiene sus razones que la razón desconoce”

0208131011a

 

Blaise Pascal escribió la frase que hace de titulo del artículo que me está usted haciendo el favor de leer.

Acepto que yo no cuento con el intelecto para asimilar ciencias como: Matemáticas, Física, Filosofía, Teología Cristiana, y no sé en cuales más incursionó,pero sin lugar a dudas, también fue un Poeta,tal vez incluso sin pretenderlo; y en eso si nos parecemos.

 

LAS PALABRAS DE MI TIA CARMELA….

 

0119090644.jpg

 

Me comentó Juan Andrés, uno de mis hermanos, que, en una reciente visita a mi Tía Carmela, a quien “Julis” ha tomado bajo su cuidado desde hace mucho tiempo ya, lo que habla muy bien de Ella.  Mi Tía es, si no estoy equivocado, la última sobreviviente de la Casa donde nació mi Senior Padre, Don Teófilo Silva Velázquez, vivió una experiencia por demás hermosa y gratificante por el trato que recibió, como siempre nos han tratado los primos; pero en lo particular mi Tía.

 

Ella tiene aproximadamente 96 años de edad, y es sin lugar a dudas uno de mis más hermosos recuerdos de mi niñez. Es inevitable el comentar que en su casa recibimos siempre cariño, y en donde era normal que coincidiera algún otro familiar de las casas de mi Tío Francisco, de mi Tía María Luisa, La Tía Juanita, El Tío Andrés, etc.

 

Ella le dijo a mi hermano: “Estoy segura que debo quererte mucho, no he podido recordarte, pero tu visita manifiesta tu interés en mi persona, cuídate mucho, yo todos los días le rezo a “Jesús Nuestro Senior” para que cuide mucho a todos los míos, y yo adivino en tus ojos, en tu profunda mirada; que eres uno de los míos…”

 

Y yo digo…..  ¡Que Dios la bendiga!