UN POCO DE IMAGINACION

Yo creo en cosas que la gente ya ha olvidado o que nunca ha tenido la oportunidad de observar, por ejemplo creo en el Señor Árbol, es un ser maravilloso que da albergue a una cantidad increíble de criaturas de el Reino Animal y del Reino Vegetal mientras que toma sus nutrientes del Reino Mineral.

El utiliza al viento para contarte de las historias que ha atestiguado, cuando el viento corre lento te cuenta aquellas historias tiernas y delicadas y cuando el viento corre despavorido te cuenta las historias que causan sobresalto.

A propósito de el viento, yo a él lo conozco como El Señor Don Viento, el Don se lo merece por su poderío, él es quien azuza a las olas para que azoten los acantilados, es el que invita al Mar a que le gane terreno a la Tierra, y es también quien abrió las puertas de los cielos a la humanidad cuando le dio la posibilidad de Volar de su mano.

Una de las tareas que el viento lleva al cabo casi con desparpajo es el de dirigir a todas aquellas semillas que mediante la dispersión  aérea buscan su destino.

En el mismo rango está la Madre Naturaleza, ella ha sido deificada en muchas culturas, por ejemplo yo la ubico con los Aztecas con el nombre de Coatlicue, quien era la Diosa de la Vida y de la muerte, era la madre de todo y de todos; incluso de los Dioses.

Pero en el sentido poético era la madre dedicada a dar vida a sus vástagos y quien los acogía cuando su tiempo terminaba.

Bueno sería dejar todos de ser tan fríos y metalizados y buscar en nuestro entorno pequeñas cosas que pueden mantenernos maravillados y agradecidos de la Vida.

¿HACE FALTA OFICIO?

¿Se han dado cuenta que hasta para vivir un solo día bien hace falta tener oficio?

Si por supuesto, si no se trata nada más de levantarse y meterse a una rutina así y ya.

Porque al final de cuentas todos tenemos una rutina, no importa si eres político, industrial, mecánico, doctor, ladrón, líder sindical, cantinero, policía, payaso, taxista, deportista, escritor, fotógrafo, bloguero, etc., etc.

Bien podemos tener la creencia en cualquiera de todos los Dioses que han existido, o no.

Y digo han existido porque de ninguna manera los niego, yo sé muy bien que son reales

O tal vez estamos tratando de entender los fundamentos de la Astro Física, que tampoco la puedo negar

Aunque tenemos la facultad de que si no estamos de acuerdo con estas posturas nos declaremos Ateos Agnósticos o en su defecto Agnósticos Ateos.

El punto señores míos es que en algo habrá que apoyarse para lograr cultivar, obtener, aprender o practicar los siguientes conceptos, actitudes o cualidades a nuestro diario hacer, nuestro diario pensar, y nuestro diario decir;  y me refiero a: Valor, integridad, honradez, pasión, paciencia, ternura, calma, imaginación,audacia , dulzura, aceptación, inocencia, madurez, perseverancia, picardía, verdad,  inteligencia, etc.,etc.

Y eso no es difícil ¡solamente hace falta el oficio de tener buena voluntad!

¿Y QUE TAL SI?

Deberíamos empezar de nueva cuenta

Sin explicaciones, sin reproches; sin promesas

No importa que sea la milésima vez

Nunca deberíamos claudicar

Y no es por necedad, o tal vez lo sea

Pero sí es necesidad porque sin ti

No sé, no querría, no podría continuar

EL SENTIDO DE MI BLOG

Originalmente el propósito era el compilar, editar y preservar las notas que fui guardando desde mi niñez cuando esporádicamente escribía yo algo que creía que era Poesía.

Debo reconocer que casi nada se pudo rescatar tal cual, tuve que aprender que las personas cambiamos tremendamente en todos los aspectos con el correr de los años y especialmente en las emociones, los sentimientos y nuestra percepción de las vivencias.

Hoy el Sentido de mi Blog es mantenerme genuino al compartir aquellas cosas que puedan motivarme a escribir, lo cual hago para mí y para el familiar o el amigo que lo quiera leer.

¡CORAZON MIO!

Tu dulce mirada; tímida, sensual y picara

Tú figura grácil; bien formada, seductora

Tu carita linda; un suspiro de amor, dulce, serena

Tu voz angelical; para despertar y para arrullar mi sueño

Tu madurez, tu ingenuidad, tu candidez, tu ternura; tu fuego

Tus momentos de silencio y de alegría, de oración y de canto

¡Cuán maravillosamente cautivadora sueles ser!

Lo único que quiero es estar por siempre a tu lado

Y que tú nunca te vayas del mío mi bien

VERACRUZ…. (YO TENÍA 8 AÑOS CUANDO ESCRIBÍ ESTO)

Veracruz, si en mis manos estuviera elevarte por los cielos no cabria la dicha en mi pecho, lloraría de alegría y para hacer más grande tu belleza, te adornaría con estrellas

Muy humildes son los versos que dedico a tu grandeza, se despide tu hijo amado dejándote este poema; recordando a tus mujeres, tus playas y tus palmeras

SOLAMENTE COMO AMIGOS

Es cierto que cuando se enferman en lo físico nada podemos hacer, mientras algún médico de manera apurada o por demás calmada trata de salvar sus vidas; y que cuando pese a todo no sanan llegamos a creer hasta en supercherías.

Es cierto también que en cuestiones de fe, es bien poco lo que podremos transmitirles cuando la nuestra no es grande lo suficiente y que al final de cuentas solo la experiencia que les den los años ha de poder ayudarles en la cuestión espiritual.

Bien sabemos que siendo varoncitos o mujercitas, de cualquier manera va a llegar el día en que estarán sufriendo por encontrar su pareja, que cuando la encuentren en ese suplicio van a continuar para poderla conservar; y tampoco en mucho se les puede ayudar.

¿Quién duda que dependemos de mentores en todas las materias? ¿Quién no sabe que de nuestros errores es algo en lo que se van a poyar cuando cometan los propios?

Nuestros conocimientos pudieran ser de Doctorado o Maestría, podríamos incluso ser Filósofos  pero me temo que es solamente como amigos que les vamos a poder ayudar.

CARTITA DE UNO DE MIS HIJOS A SU MAMÁ

Una rosa muy bonita igualita a mi amá
Muy bonita, muy brillosa
Es como una mariposa paradita en una rosa
Yo la quiero con mi alma
¡Pero sé que soy bien malo!
Cambiaré yo demasiado para hacerla muy feliz

GUADALAJARA, JAL. (PLAZA FRENTE A LA CATEDRAL)

Estábamos mi esposa y yo vacacionando en esta hermosa ciudad, sentados en una de las bancas del parque simplemente dejando pasar tranquilamente el tiempo mientras disfrutábamos de un clima espectacular y ante nosotros esporádicamente pasaba algún comerciante ofreciendo diversos productos o servicios tradicionales del área tales como: Cotorinas, algodones de azúcar, helados, un organillero, un bolero, un vendedor de títeres de madera, un vendedor de sombreros y otros más

Obviamente también éramos parte del paisaje todos los allí presentes como paseantes, había puedo dar fe: gentes de muy diversas latitudes, razas, culturas, niveles económicos y profesiones a los que nos unía la dicha de no tener prisa en ese momento por nada.

Observé a una muchacha deambulando para arriba y para abajo como sin ningún propósito al igual que nosotros, ya se sentaba en una banca, ya en el suelo cerca de la fuente, o se quedaba un momento quieta observando algo que le llamara la atención. Para cualquier persona supongo le habría parecido que ella estaba  extraviada de sí misma

Vi  también a un muchacho pidiendo limosna, es probable que nunca haya recibido atención médica especializada que le minimizara los problemas locomotores en sus extremidades lo cual provocó sin lugar a dudas la deformación ya muy notoria de las mismas, también denotaba ese tipo de miseria que te obliga a vestir las prendas hechas ya unas garras, tan delgado que ni siquiera la anemia cabía en su cuerpo.

Debo decir que no hicimos línea los presentes para preguntarle en que podíamos ayudarle, no nos disputamos el orgullo de ser los primeros en tenderle la mano, creo que ninguno dejamos de comer lo que sea que haya sido que hubiésemos comprado para tal propósito, ninguno nos dirigimos a las oficinas del Municipio para avisar que habían omitido accidentalmente ayudar a  uno de sus conciudadanos en desgracia pero que afortunadamente estaba allí ahora al alcance de la mano

En eso que uno voltea la mirada no sabe por qué hacia un lugar en lo particular me encontré con que la muchacha que mencioné previamente iba caminando hacia el muchacho, conforme se acercaba se metió la mano izquierda por su escote, hurgó dentro de su ropa intima y le dio un billete sin siquiera poner atención en la denominación

¿Tienen idea ustedes de lo miserable que me sentí y hoy sé que soy?

CARLITOS, CAPITULO 1

Es curioso pero me parece que mi historia bien podría ser la de cualquiera sin importar en donde y cuando haya nacido, ¡Pero esta es la mía!

Todo comienza con mis recuerdos, desde luego voy a tener que omitir todos aquellos pasajes que por propia conveniencia no llegan a mí.

Me veo jugando en ciudad Netzahualcóyotl con bistecs de lodo, éstos se formaban al secarse el lodo después de la lluvia, los ocupaba para lanzarlos como platillos voladores, o bien, simplemente caminaba  arriba de ellos para quebrarlos como se quiebran las hojas secas que en otoño, en donde existen árboles; los niños quiebran al caminar.

Jugaba también con canicas de piedra que compraba si no mal recuerdo a 3 x 5 centavos, mientras comía alguna rebanada de jícama con chile y limón que me habría costado 10 centavos, esto en el patio de mi casa que no contaba propiamente con una barda, tal vez unas piedras y palos que sirvieran  para delimitar nuestra propiedad, a la que no llegamos como paracaidistas, mis padres adquirieron una deuda de $5,000.00 allá por aquellos años de los  mediados de los 50’s.

Nuestra habitación en la que mágicamente cabían la cocina, la sala, la recamara de mis papás y la de los niños, el taller en el que mi papá con la ayuda de mi mamá hacia hasta cinco pantalones a la medida que una familia judía con negocios en aquellas viejas calles de San Juan de Letrán le confiaba; era de adobe con techo de láminas de cartón  y puerta de madera que atrancábamos  con un palo recargado contra el piso y una aldaba para mayor seguridad.

Como un relámpago acude a mi memoria el quinqué de petróleo con el que nos alumbrábamos noche tras noche, generalmente humeado aunque de vez en vez tan translucido que parecía que se había de quebrar si se agarraba sin cuidado.

La maquina marca “Singer”, sin motor desde luego, en la que de manera perfecta e increíblemente rápida mi padre trabajó toda su vida.

La plancha de carbón (debe haber sido de hierro supongo pero con ese nombre la identificábamos), que se calentaba en la estufa de petróleo( me refiero a que el combustible era petróleo precisamente),  y utilizando un burrito (es un artefacto de madera de forma apropiad para planchar ropa)  forrado con manta de la que normalmente se utilizaría para las bolsas de los pantalones y posiblemente algún buen trozo de casimir de  lana pura para que fuera más resistente, servía perfectamente para darle  el terminado al trabajo.

Y en fin, poco a poco iré describiendo  más detalles, por lo pronto me quiero enfocar en mis juegos. Como todos los niños de mi colonia yo era dueño de la ciudad entera, grandes llanos y charcos que parecían lagunas, zanjas que saltábamos a veces sin éxito para caer en medio de los ajolotes cuando íbamos corriendo tratando de alcanzar a las mariposas con, ya sea un ramo de yerbas con o sin espinas o, con el suéter de la escuela, casi siempre medio rotito de los codos o de las mangas.

En esos llanos jugamos siempre la mayor parte de cada día, a excepción de el tiempo estrictamente necesario para cumplir con las obligaciones que teníamos:   ir a la escuela, hacer el quehacer en la casa y desde luego la tarea.

Fuera al fútbol con una pelota ponchada, al béisbol con un palo y cualquier pelota, al burro castigado o a: los encantados, la cebollita, doña blanca,  pescar ranas, volados, escondidillas, la resortera, los ligazos, canicas, balero, trompo, yo-yo, la botella, matarililirilon, bolillo, matatena y muchas, muchas cosas más; mi niñez fue el juego y la libertad

Viene también el recuerdo de la época navideña, y, cosa curiosa; en las noches en cualquier cuadra se podían ver varias lumbradas, y no hacía falta invitación para asistir a las posadas de cualquiera de los vecinos. Estas se hacían de una manera que hoy puedo calificar como tradicional, esto  es, con la procesión, los villancicos, las velitas, el ponche, el arrullo del niño dios, las bolsitas de colaciones, las piñatas con trocitos de caña, tejocotes, mandarinas y cacahuates y generalmente éramos convidados por cualquiera de los vecinos a comer sangüiches, tamales, pozole, champurrado y en fin, pura felicidad en medio de la pobreza y nuestros papás bailando cumbias como “la Pollera Colorá” de Carmen Rivero, música de la Sonora Santanera, la Sonora Matancera, y cantantes de música ranchera como Pedro y Jorge

 

 

 

 

ASÍ ENTIENDO A HAMLET

10936337-very-emotional-image-of-a-bearded-homeless-man-crying

Acerca de la embriaguez, la pregunta es: ¿Me pongo o no me pongo briago?

La respuesta habitual es otra pregunta: ¿por qué carambas no?

El día después algunas personas dirán: ¡Estuvo de poca!

Y otros se quedarán  pensando: ¿por qué fregados lo hice?

Esa es la alternativa….

Y para los que no entienden español…….

About drunkenness the question is: To be or not to be?

The usual answer is another question: Why not?

The day after some people will say: Beautiful!

And others will be thinking: Why I did it?

That’s the question…..

¿CÓMO CAMBIAN LAS COSAS NO? CAPITULO 2

En realidad, además de lo siguiente y otras cuantas cosillas que no sería prudente externar, considero que soy igual a casi todos los demás; supongo.

*No concibo un servicio de televisión aceptable si no tiene DVR, al menos un paquete de canales “Premium”  y programación en inglés y en español

**Aún cuando bien recuerdo que cuando era yo niño solo veíamos 3 canales, cuando teníamos para pagar 20 centavos de peso mexicano los domingos para que nos dejaran ver “Los Toros”, “El Teatro Fantástico de Cachirulo”, “Combate” y “Rumbo a lo Desconocido” en la casa de unos vecinos.

*El jabón de baño tiene que ser marca “Oil of Olay” porque los demás me dejan una sensación incomoda en la piel

**Calentaban el agua de la tina de lámina galvanizada con la luz del sol y nos bañábamos hasta los 4 hermanos, uno por uno; tocándole al último el agua ya sucia por completo en realidad

*Hoy de todos los planes disponibles de celular solo me gusta el servicio de una compañía en particular aunque sea cara y todos tenemos nuestro propio número, disponemos de muchos minutos aire y hasta de un aparato que nos permite no tener que utilizar las manos para recibir una llamada o para no tener que marcar el número sino oprimir un botón y de voz ordenarle al teléfono que me comunique con tal persona.

**Yo sé que cuando niño íbamos a las casas de mis tías Carmela o  Juanita para hacer llamadas telefónicas de larga distancia y teníamos que transportarnos desde Cd. Netzahualcóyotl hasta la Delegación Álvaro Obregón en el Distrito Federal como por 1 ½ hrs.

*Todos los días como dos platos de fruta en coctel para estar sano

**siempre y cuando me haga favor mi querida esposa de preparármelos

*Cuando preparo un caldo de res le pongo de todas las verduras que aprendí desde ni niñez y cuando llega la hora de la comida no me sirvo ni un trocito de calabaza, papa  o lo que sea; solo carne y tal vez elote

**pero me tomo el caldo.

*Me encanta, como menciono anteriormente, comer bistecs pero si acaso yo elaboro un guisado a base de ellos, primero los enjuago, coloco un poquito de aceite en la cacerola, los vierto, agrego una pizca de sal, medio los cubro con una tapadera, sueltan su jugo, lo aparto en una taza, acabo de freír la carne, le agrego la salsa que se me ocurra y papas tal vez y ya estuvo.

**Enseguida caliento una tortillita, la enrollo como taco, y me tomo todo el jugo de la carne con 3 gotitas de limón y una pisca de sal sin importarme los demás

¿CÓMO CAMBIAN LAS COSAS NO? CAPITULO 1

En realidad, además de lo siguiente y otras cuantas cosillas que no sería prudente externar, considero que soy igual a casi todos los demás; supongo.

*Mi café no me lo tomo con agua de la llave aún hervida, desde luego entiendo que el agua se purifica al hervir, pero  la prefiero purificada  de alguna manera que le quite ese bendito sabor a cloro

**Y bueno, yo recuerdo que acarreábamos con un aguantador el agua desde la esquina de la cuadra y generalmente el color no era transparente, era agua pesada.

*Tengo que comprar los bisteces solo si  provienen de carne de ganado tipo “Angus” para que sean de la calidad con la que me conformo

**recuerdo perfectamente guisados como: Migas, Riñón, Ubre, Hígado, Bofe, Corazón, Pancita o tacos de tripas, de lengua, de ojo, de trompa, de cachete, etc.

*Los camarones tienen que ser grandes, pelados y sin su sistema digestivo

**Sin embargo el más popular en nuestra mesa cuando había para camarones era el de tipo coctel y de la tripita negra ni me preocupaba.

*El aceite para cocinar prefiero que sea de Olivo

**Recuerdo un aceite para cocinar envasado en botella de un litro de boca ancha, con tapadera de cartón, que olía como rancio; pero era el más barato

*Necesito en mis ventanas y puertas una malla que impida a moscas y otros insectos  que entren a la casa

**Yo creo recordar que se les espantaba con la mano cuando se paraban o se querían parar en el plato de uno pero no había drama

*Para transportarme debe ser en auto propio, o prestado, aunque sea viejo; no soporto el servicio público

**nos teníamos que colgar de los “chimecos para poder irnos a casa y si por suerte estaba uno dormido desertaba por los brincos en los baches cuando íbamos llegando