EXTRAVÍO Y ENCUENTRO

0423100951b

Venía yo hace un momento manejando mi camión de regreso de mi jornada.

La percepción  de mi entorno era difusa, confusa; como para dar miedo.

Manejaba “en automático”, de alguna manera como si no estuviese yo allí.

Sin ninguna emoción predominante, como vacío, absorto; sin raciocinio.

Y sin embargo, se recreaban en mi cerebro todo tipo de imágenes de mi vida.

En esos momentos, uno no sabe si ha vivido todo el tiempo equivocado; o no.

Uno ni siquiera se cuestiona, si es que hizo el bien o el mal a quien nos quería.

Pero hubo algo que logró traerme de regreso a la realidad; o viceversa.

La voz de de mis tres hijos y mi esposa, congratulándose de mi arribo al hogar.

¡Voy a disfrutar mejor de  ellos, antes de perderme en mis pensamientos!